Golpe de mar

by

Con la vista fija en el horizonte y gorra de marinero, el viejo pescador mira a la mar con añoranza por no salir a pescar, y la tristeza del recuerdo del amigo que, en las aguas embravecidas, dejo la vida.

Le afluye a la memoria la noche aquella de verano,

-Salimos con mar tranquila y una ligera brisa de estío que hacía más fácil la navegación. La pesca fue abundante y con la barca a rebosar, llenos de regocijo, iniciamos el regreso.

Poco a poco las aguas se enfurecían, se había levantado mar de fondo, y nos era dificultoso avanzar. La brisa se convirtió en viento, y olas gigantes balancearon la Gavina,  -nombre de la barca-, de pronto un golpe de mar arranco de mi lado para siempre al amigo querido.

-¿Por qué lo hiciste?- Le pregunta cada atardecer el viejo pescador a la mar serena, o brava, cuando acude a desearles suerte a las barcas que, como entonces, van a la pesca.

-¿Por qué eres tan traicionera con los hombre que solo buscan lo que la naturaleza da?- Intenta el viejo averiguar. Pero la mar no se deja acusar y le suele contestar.

-Viejo lobo de mar, de sobras sabes de la avaricia de los hombres ya que, muchas son las veces que al mar defiendes de los estragos que pescadores llevan a cabo capturando seres de las aguas en demasía, y no dan tiempo a que se puedan repoblar. Aquel día, el amigo no hizo caso de la advertencia que le dabas cuando decías, dejémoslo ya, vámonos amarrar.

-Demasiado es el castigo para el amigo que no pescaba por avaricia sino por necesidad, la de criar a tres hijos fruto de del amor- replica el pescador.

-Puede que tengas razón viejo lobo, contesta el mar, pero pescasteis al ejército de peces que escoltaba el paso, por el  lugar, de Neptuno. Este enojado os castigo. Sabes de sobras que los bancales de peces no se han de tocar ya que, cuando dais con uno de ellos quiere decir que el Rey de la Mar, el gran señor Neptuno, ha llegado y, en medio del bancal es donde se suele refugiar.

-Viejo marinero- siguió diciendo la mar, -voy hacer un trato contigo, para que nadie vuelva a ser castigado, cada vez que Neptuno pase por mis aguas, os avisare levantándome en gigantescas olas. Sabréis entonces que no debéis de salir a pescar porque ha llegado el amo de los océanos, Neptuno.

-¿Pero me devolverás al amigo?- Le pregunta el marinero

-Sabes, marinero que, eso no puede ser, tu amigo marcho ya hace mucho tiempo. No obstante, hablare con Neptuno para que te entregue su cuerpo y lo puedas enterrar en tierra seca. Pero, tendrás que darme algo a cambio, para que se lo entregue al Rey de la Mar.

-De acuerdo, mañana, cuando vuelva, como cada día, para desear suerte a los pescadores que en sus barcas buscan la vida a cambio de otra vida, te daré respuesta.

Así, con un acuerdo y un preacuerdo, el viejo lobo de mar marcho del puerto pequero pensando en que entregarle a Neptuno para que este le devolviera el cuerpo del amigo.

Al día siguiente, a la hora de la salida de las barcas de pesca, la mar se empezó a enfurecer y levantaba olas pequeñas, pero como hubo intento de algunos pescadores de salir al mar a pesar del oleaje, para que no lo hicieran la mar fue subiendo de tono sus olas, que como había prometido al viejo pescador era el aviso para que no salieran a pescar. Al subir el bramido y la altura de las olas los pescadores desistieron de hacerse a las aguas.

La tormenta duro tres días completos pero, a pesar de ella el viejo pescador acudía al muelle de pesca cada día esperando que la voz del mar le dijera que le escuchaba, pero no se holló.

Al cuarto día, llego la calma y las barcas salieron a pescar. Allí estaba el viejo siguiendo esperando la voz de la mar y, de entre las aguas sonó la ronca voz

-Viejo pescador- dijo –has pensado ya lo que, a cambio del cuerpo de tu amigo, entregaras a Neptuno

-Sí- contesto el pescador

-Pues bien, mañana volveré a levantar otra tormenta de tres días. Al cabo de los cuales el cuerpo de tu amigo aparecerá en una de las rocas del acantilado cerca de la gruta que llamáis del contrabando, Después me entregaras lo que me has prometido. Si no lo haces, al cabo de tres días más, levantare tales olas que arrasare la villa pesquera, para entregársela a Neptuno en el lugar de tu promesa incumplida.

Marcho el viejo pescador y, vio como los tres días que precedieron a su último encuentro con la mar fueron de tormenta continuada. Al cuarto día acudió al lugar donde le dijo que estaría el cuerpo del amigo, y allí lo encontró, como si el tiempo no hubiera pasado, parecía que fue ayer cuando desapareció.

El pueblo honro con exequias ceremoniosas el acompañamiento del pescador a su última morada y guardo tres días de luto en memoria del que había vuelto de las aguas. Fue nombrado ciudadano ilustre y a la plaza del Ayuntamiento se le puso el nombre de “Plaza del que volvió del mar”

Una vez hubieron terminados todos los actos, el viejo pescador se dirigió a la roca del acantilado donde el mar le había devuelto al amigo dispuesto a cumplir su promesa.

Se poso encima de la roca y le dijo a la mar

-Mar, he venido a cumplir con mi promesa

Un crujido de rocas se sintió del fondo de las aguas y vio como, de ellas, surgía el gran Neptuno. Majestuoso, desafiante, como el Rey de la Mar que es. Entonces, se levanto una gigantesca ola que en volvió y se llevo, al viejo lobo de mar. Neptuno, volvió a sumergirse bajo las aguas.

El viejo pescador había cumplido su promesa, entregándose a un golpe de mar.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , ,

Una respuesta to “Golpe de mar”

  1. tienda de pesca Says:

    Mantente al día con este artículo, en serio creo que este increíble sitio necesita mucho más atención. Probablemente estaré regresando para leer más, gracias por information !

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: