HACER EL AMOR

by

Hacer el amor

Esa noche por primera vez quedamos solos en aquella habitación que se convertiría en nuestro nido de amor por varios días, nos sentamos en la orilla del lecho y con las manos agarradas y mirándonos a los ojos pude por fin decirte que te amaba y que daba gracias a Dios por permitirme llegar hasta ti. No estábamos nerviosos aunque si un poco temerosos de que aquella, nuestra primera cita, no resultara tal cómo tantas veces la habíamos descrito y sentido en nuestros sueños; despacio fue saboreando tus labios y sintiendo el aroma de tu cuerpo tibio, abandonaste por unos minutos la habitación para ponerte una ropa más cómoda y yo quedé esperando a que salieras para hacer lo propio; cuando saliste con tu diminuta y sensual ropa interior sentí tanto amor por ti que mi corazón, por un pequeño instante, dejó de palpitar para gozar de ese espectáculo y tu tímida sonrisa puso en marcha la carroza tanto tiempo reprimida de mi pasión.

Cuando salí del baño tu esperabas acostada sobre el lecho y yo me eché a tu lado ardiendo de deseos pero tratando de serenarlos para gozarte más, mis besos se hicieron sabios sobre tu piel y mis sentidos captaron cada cambio que ibas experimentando en la medida que se iba incendiando todo tu cuerpo y tus labios se abrían tratando de retener los gemidos; Te besé toda, toda y en la medida que tu cuerpo permitió mis osadas caricias aquella noche se fué convirtiendo en una noche plena de placer, ternura y amor….amor si, porque cuando nuestros cuerpos por fin se hicieron uno y nuestros ojos se cerraron sin dejar de verse, te sentí estallar y tu néctar se derramó sobré mi como un elixir divino que contenía el sabor de tu pasión. Amor, porque a pesar de mi presa por entregarte mi más preciado tesoro, pude contenerme hasta que tu primera entrega me convirtió en dueño y soberano de tu cuerpo y hasta que la segunda me hacía esclavo de tu amor. Fue en la tercera. Lo recuerdas? Mi cuerpo ardiente se fundió con el tuyo y un torrente de mi cuerpo se convirtió en parte de tu ser; nuestra entrega finalmente quedaba sellada para siempre y allí, en ese maravilloso instante en que el cielo llegaba para siempre a nuestras vidas tu y yo casi a dúo nos dijimos que habíamos escrito en el diccionario de la vida, la exacta definición de lo que verdaderamente significa, que dos personas HAGAN EL AMOR.

Pedro Miguel Castro Ramírez
Castilla, Piura, Perú

421275_2523740494744_1290303796_31907804_245970275_n

Web: http://pedromiguelcastroramirez.blogspot…

 

Facebook: http://www.facebook.com/corazondepoeta071055

Pedro Miguel Castro Ramírez

Anuncios

Etiquetas: ,

4 comentarios to “HACER EL AMOR”

  1. gloria dols sagrera Says:

    M’agradat molt jo estaria contenta que el meu amor em digues coses tan tendres i estes segura que sentia el mateix que jo

  2. karmalunatica Says:

    Simplemente divino

  3. SILVIA GONZALEZ Says:

    sexy y romántico, muy bien descrito, muy buen escritor

  4. nazarenarenacer Says:

    HACEMOS EL AMOR VERDADERAMENTE, CUANDO DETRÁS DE UN PRELUDIO DE AMOR EN NUESTRO LECHO, LLEGAMOS A LA PROFUNDIDAD DE NUESTRO SER , NUESTRA ESENCIA DIVINA, Y ASÍ UNIDAS NUESTRAS ESENCIAS, NOS ENCONTRAMOS DONDE EL CONOCIMIENTO Y LA RAZÓN NO COBRAN NINGÚN SENTIDO, CULMINANDO EN LA UNIÓN INTIMA DE NUESTRAS ALMAS, DONDE NO EXISTE EL CONOCIMIENTO NI LA RAZÓN, ” SOLO EXISTE EL VERDADERO AMOR “

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: