TARTUFO

by

cafc3a9-de-ernesto-Buenos días a todos, los engañados por Tartufo.

-Buenos días señor Ernesto. Café para el gran Tartufo.

-No te pases, no te pases. Gracias

Este fin de semana decidí volver a ver la obra de Molière, Tartufo, y la verdad es que no me arrepiento. Pensé que el mirarla nuevamente me sería hasta empalagoso, pero no fue así. Me dí cuenta que su argumento escrito en el siglo XVII, continua vigente con tremenda actualidad en el siglo XXI.

23.1

La política de hoy en día esta abarrotada de inmensa cantidad de tartufos y tartufillos que se mueven aleteando como las moscas encima de la gran mierda que, ellos mismos van escampando por el mundo. Nada más tenemos que asomarnos a la ventana televisiva para comprobar como tertulianos debaten pisándose las palabras sobre algo, cualquier cosa, de la cual no tienen ni idea, simplemente cumpliendo las órdenes del gran Tartufo de la cofradía Tartufera, S.A.

Si no, nos hemos cansado, y seguimos ante el aparato en cuestión, podremos comprobar como en los telediarios, que tienen mucho de diarios, o a diario, porque día tras día, se mueven encima de la misma boñiga que acaba convirtiéndose en programa, yo le digo de salsa rosa, ustedes llámenlo como quieran, donde es más importante como viste el sujeto de lo que llaman noticia que la propia noticia por si misma.

Los hilos necesarios para que todo se mueva al unísono los mueve un solo individuo el Tartufo. ¿A caso el embaucador protagonista de la obra Molière, no ha inspirado a los políticos actuales para decirnos que todo marcha bien, que nunca hemos estado mejor que ahora y que, delante de nuestros morros tenemos un futuro con porvenir? Se atreven incluso a prometernos lo que saben que no cumplirán, no porque no puedan, sino porque no quieren.

23.2

De todas maneras ante el Tartufo de la obra y el líder de la política actual hay una gran diferencia. Aquel -el de la obra-
lleva a cabo su estrategia ante un poderoso y acaudalado señor, -por cierto algo tonto del culo- pero el actual Tartufo encamina sus actos sobre las gentes desposeídas de todo caudal y conocimiento ya que el propio Tartufo se encarga de dictar las leyes para que el ciudadano no sepa, y por lo tanto, desconozca los excrementos que le echa encima y que le dicen que es rica miel de un panel. Lo mismo que hace con la familia del engañado el señor protagonista de la obra de Molière. Cualquier parecido con la realidad no es pura coincidencia, es que es así.

-Hasta mañana.

-Hasta mañana señor Ernesto.

Me pongo la boina y me voy del café.

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: