El Reino de los Mares – (conte català-cuento catalán)

by

poesias-de-ernesto

27.1

Voy a contaros el cuento de lo que me ocurrió en las vacaciones de verano del año pasado. Hasta ahora lo he mantenido en secreto por miedo a que al explicarlo se me tomará por loco o tonto. Pero hoy me da igual por lo que me tome la gente, me he dado cuenta, después de observar por TV el debate del Estado de la Nación, que el gobierno toma, a toda la población, por gilipollas, comprenderán que ante esta perspectiva me sea totalmente indiferente lo que mis compatriotas puedan pensar de mi.

Después de años de ahorro pude hacer el viaje de mis sueños, ir a la Polinesia francesa, concretamente Tahití. Una vez allí, alquilé a un pescador de la zona un viejo velero para adentrarme en el Océano Pacifico y poder bucear por el maravilloso fondo de sus aguas, donde me sucedió lo que a continuación cuento.

El Océano Pacífico, el mayor de la Tierra, en el abismo de su profundidad, donde el ser humano industrializado todavía no ha llegado, me encontré con el Reino de los Mares.

Está protegido, a especie de muralla, por una cadena de volcanes submarinos en constante erupción, lo que imposibilita, a ningún animal del mar e incluso el hombre, poder entrar en el reino sin autorización. Sus guardianes son un ejército formado por Tiburones Tigre. Al momento de notar mi presencia, los tiburones me rodearon. Me quede inmóvil esperando que se fueran para alejarme lo más de prisa posible hacía el barco y salvar mi vida.

Mientras aguardaba observe que uno de los tiburones tigre se iba y venia, se volvía a ir y volvía a venir. De pronto, todo el ejército se abrió y lo interprete que me daban pasó. Con el miedo en el cuerpo me aventuré a entrar por el pasillo que formaron y me encontré con lo que, aún hoy, me cuesta creérmelo.

Allí, en las profundidades del Pacífico se encuentra un reino. Lo he bautizado como El Reino de los Mares. En medio del territorio del reino se haya el Palacio Real, construido a base de oro y plata por gnomos -pequeñísimos como sardinas- de los océanos al servicio del Rey Poseidón. Los encargados de la guardia personal de su majestad lo componen una legión de Pez Espada.

27.2

La vida transcurre sosegada y feliz, los gnomos de los océanos viven placidamente entre las especies marinas. Algunas variedades de seres marinos son gigantes, como los caballitos de mar que hacen las veces de transporte público, arrastrando de aquí para allá, un enlazado de conchas mayores en donde se suben los gnomos para los desplazamientos. Las tortugas marinas, que poseen más fuerza y son más grandes que las que conocen el ser humano, sirven a su vez para el transporte pesado, lo que conocemos como camiones. Los Delfines con sus piruetas y cánticos sirven de distracción a la población de gnomos. Los Mejillones y las Ostras hacen turnos para depurar el agua marina filtrándola con sus tejidos.

Maravillado por lo que veía, continué yendo a diario y a diferentes horas, hasta por la noche. La lastima era que mi disponibilidad económica no me permitía el dispendio que representa poseer una cámara para filmar bajo el agua.

Observe que, cuando la Luna llena alumbra hasta el más hondo recóndito del mar el Rey Poseidón sale a pasear, lo que aprovecha para comprobar que todo sigue en orden.

Poseidón se comunica con los otros cuatro océanos y todos los mares de la Tierra por mediación de las Ballenas Viajeras que traen y llevan noticias de los lugares del mar. También sabe lo que hacemos los humanos con el globo terráqueo. Lo cual a veces considera que no es muy bueno, y se ve en la obligación de sancionarnos por las malas praxis para con el planeta, y activa volcanes marinos que llevan la desgracia a los pobladores terrestres.

El único problema que hasta la actualidad ha preocupado a los habitantes del Reino de los Mares, ha sido el ser descubierto por los humanos. Saben que si un día sucede será la destrucción del Reino y de su existencia. Las especies marinas tendrían que emigrar a otras aguas. La vegetación marina sería cortada por los chinos para condimentar sus platos. El ejército de Tiburones Tigres sería exterminado para cortarles las aletas y hacer sopa de aletas de tiburón. Los gnomos deberían buscar refugio en los bosques quedando a expensas de pirómanos que los queman.

No obstante, gracias a su Majestad Poseidón, las especies del mar viven tranquilas confiadas. Mientras estén bajo la protección del Rey de los Mares, nada les puede suceder. Únicamente dos veces han estado ha punto de ser descubiertos por los humanos.

La primera vez fue por un tal Ulises, en su viaje por Ítaca. Ulises en su odisea por el mar continuamente erraba en la dirección para el regreso hacía los suyos. Tal llegó a ser su error en la navegación que traspaso las columnas de Hércules y llegó a zona de la ubicación del Reino de los Mares. En aquel tiempo, en que el humano todavía no había logrado dar la vuelta al globo terráqueo, el espacio únicamente estaba habitado por los dioses y su grupo. A Poseidón le gustaba de subir a la superficie de las aguas acompañado de un séquito de sirenas las cuales en las noches sin Luna cantaban al Rey de los Mares. Ulises con el gobierno de su barca a la deriva escucho los cantos de las sirenas y fue en su busca. Dándose cuenta Poseidón de que la barca de Ulises, les iba a descubrir mandó agitar las aguas para hacer zozobrar la embarcación del intruso que pretendía conocer el origen del canto que escuchaba. Los Dioses del Olimpo impidieron a Poseidón no continuar con su propósito recomendándole que se limitara a desviarle del rumbo. El Rey de los mares acató la decisión y por eso a Ulises todavía se le hizo más largo su regreso a Ítaca. Hoy, los barcos que cruzan el Pacifico en las noches sin Luna pueden escuchar el bello canto de las Sirenas a Poseidón, Rey de los Mares.

Acabada las vacaciones marché del lugar sin llegar a saber porque Poseidón permitió que se me dejara ver el territorio del Rey de los Mares. Hoy siete meses después he pensado que el Rey accedió a mi entrada por el territorio para que pudiera explicar a la humanidad que otro modo de vivir la vida es posible.

Por favor no me escriban pidiendo el punto exacto en donde se halla el Reino de los Mares, no pienso revelarlo ni por todo el oro del mundo.

Eduard
febrero de 2015
Derechos de autor

Anuncios

Etiquetas: , , ,

2 comentarios to “El Reino de los Mares – (conte català-cuento catalán)”

  1. maica2 Says:

    Reblogueó esto en avvbellvitgey comentado:
    En el reino de los mares una estrella ha nacido
    Fulgurante muestra caminos
    Solidaros y de paz
    Sea bienvenido ernesto
    Con su boina quiere corona
    A una gran persona de humanidad
    Servir al pueblo co su voz preciosa
    De destellos luminosos de verdad

  2. maica2 Says:

    Boinadas para despwrtar en la humanidad el sentido critico y motivar para mejorar la sociedad
    Ernesto tu si que vales
    Hasostrado la mar
    La Tierra como puede temblar
    Y al hombre como se le debe tratar
    Que realize su camino hacia la libertad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: