Vivir y soñar, dos vidas paralelas

by

poesias-de-ernesto

20.1

El hombre paseaba por la Barceloneta, playa de Barcelona que baña el Mediterráneo, a la última hora de la tarde de un caluroso verano del mes de agosto. El gentío que había acudido a disfrutar del agua en aquel día se había prácticamente retirado, aunque como es costumbre por esas fechas, la playa nunca se encuentra totalmente sola, pero él si lo estaba.

Se sentó en la arena. Observaba el movimiento del agua en su ir y venir. La calma del viento y la retirada de la fuerza del sol hacia que las oscilaciones de las olas fueran mansas. Levantando la vista de la arena mojada se encontró con la raya que separa al mar del cielo, y más arriba, en su fase redonda, la Luna, ya salida daba reflejos plateados al mar, ahora de color negro, hasta hace poco azul.

20.2Ya oscura la noche, la playa quedo iluminada por la fija luz de la Luna llena, y escuchando, oyó entre la música del quieto oleaje, el cantar venido del horizonte. Poco a poco se oía cada vez más cerca. Unos chasquidos del agua, como chapuzones. Se dejaban sentir y unos cuerpos de mujeres, desnudas le parecieron, se dejaban ver y, se escondían debajo el agua. Junto a ellas nadaban unos peces grandes que saltaban dejando al aire sus grandes colas.

-No son peces- dijo de pronto.

Quedo quieto un instante, examinando si era un grupo de mujeres o, de peces que saltaban en el mar, pero, los peces no cantan.

-¡Son sirenas!- reconoció.

Nuestro hombre, asustado, en un primer momento estuvo apunto de salir corriendo a buscar refugio en bares y restaurantes que, a escasos 300 metros, estaban abiertos, según indicaba la iluminación encendida de los rótulos. Pero una fuerza extraña lo paralizo allí, en la arena. El cantar de las ninfas lo embriagaba y, poco a poco, fue quedando extasiado hasta perder el conocimiento.

20.5

Desterrado de la gran ciudad, y tendido en el coso de la arena, corrió el peligro de que las sirenas se lo llevaran mar adentro a sus aguas marinas. El hombre tuvo la suerte de su parte, al ser observada la escena por las sílfides del aíre, que tenían la noche en calma. De inmediato bajaron de las nubes y se posaron sobre el cuerpo inmóvil protegiéndolo para que no se lo llevaran.

Aún extasiado, pudo sentir el retintín de las barcas de pescadores que salían a faenar y alegres iban a encontrarse con la aventura de la mar.

20.3Pidió, el hombre a las sirenas, afeándoles su mal comportamiento para con él que, acompañaran a los pescadores en su lucha diaria con el Mediterráneo para que nada les ocurriera en aquella jornada, y así lo hicieron.

Ahora, ya regresan los pescadores, con el espíritu alborozado, cantos salen de sus gargantas y tañido de campanas se oyen. Pescado traen en las barcas.

Sale el Sol de detrás de la línea que separa el mar y el cielo. La luna se va, llevando consigo las ninfas que dando chapuzones se alejan con su canto a las profundices del mar. Las sílfides del aire, vuelven al trabajo soplando al viento y poco a poco, subiendo las olas del mar. Los bañistas regresan para la arena de gente llenar, los niños vuelven con el agua a jugar. Los frecuentadores de gimnasios sacan los músculos a pasear, las niñas de buen ver la figura a mostrar y los enamorados revolcones en la arena se vuelven a dar.

El hombre despierta del éxtasi, diciendo –Me quedé dormido, y hasta soñé, lo sé, aunque no recuerdo el que. Se levanta, y de la playa se va.

Vivir y soñar, puede que sean dos vidas paralelas, solo nos falta saber cuando es sueño y cuando es vida.

Eduard

(derechos de autor)

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: