La epidemia del siglo XXI

by

 

cafc3a9-de-ernesto-Buenos días.

-Buenos días señor Ernesto. Café.

-Gracias.

Dice el diccionario castellano de la Real Academia Española: “epidemia, mal o daño que se expande de forma intensa y discriminada”.

La peste se extendió en los primeros tiempos, que sepamos, desde que al ser humano se le puede conocer la historia. La peste de Atenas arraso al mundo griego, según dejo constancia Tucidides. La peste Atonina, en tiempo de Marco Aurelio, siglo II dc hizo estragos por Roma y Grecia.

12.1

Ya más hacía nuestro tiempo hemos conocido, la viruela, el cólera, el escorbuto, la fiebre amarilla, la sífilis, la polio, la malaria y una de las últimas, el sida, etc., etc.

Pero no pienso hablar de esa clase de epidemias que estudia la medicina, sino de otras que también afectan a todo el mundo y sobretodo en pleno siglo XXI, y todavía no tienen vacuna, y lo que es peor ni siquiera se intenta buscar. Son, el terrorismo, la demagogia y el capitalismo.

Empiezo por el último que he citado, el capitalismo. Cuando cae el feudalismo en Europa surge el capitalismo basado en la propiedad privada y pronto se convierte en una plaga de avaricia y una herramienta para conseguir poder que creara un eje sin fin. A más capitalismo más poder y a más poder más capitalismo, o la epidemia del nunca acabar.

El virus del capitalismo se extiende rápidamente por mediación de otro virus llamado demagogia o populismo. El poder a través de los gobiernos, emplea el populismo valiéndose de ministros demagogos con apoyo de algunos medios de comunicación afines a ellos.

Las ansias de poder del capitalismo conlleva el descontento entre la ciudadanía, que a su vez, es presa fácil de caer en la manipulación extremista, principalmente religiosa, y así nos encontramos con la gran epidemia del siglo XXI, el terrorismo.

12.2

La supresión de la propiedad privada, no confundir con tener una bicicleta, un coche o un piso donde vivir, me estoy refiriendo a las herencias de grandes latifundios financieros, pienso que dejaría el control del beneficio de la actividad de la nación en manos del pueblo, que es quien lo produce, y democráticamente administrado por un gobierno, haría caer el populismo en barrena. El terrorismo se haría prácticamente imposible de llevarse a cabo, salvo los casos de trastorno mental, de los que ahora hay muchos, y no me refiero sólo a los que suelen inmolarse, sino a los demagogos que dirigen gobiernos en la actualidad.

-Hasta mañana.

-Hasta mañana señor Ernesto.

Me pongo la boina y me voy del café.

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: