Las palomas de la Plaça Catalunya

by

poesias-de-ernesto

08.1

En Barcelona, las palomas se pasean por la Plaça de Catalunya alegres y contentas. Llueva o haga sol, frío o calor, no importa la estación del año en que nos encontremos, saben que tienen las besas aseguradas. Ellas caminan de día o de noche, con sus andares de paloma, no podía ser de otra manera, de dos en dos, paloma y palomo. Se mueven resaltando la misma elegancia como Chevalier, lo hacia llevando del brazo a su Mistinguett, por el barrio parisino de Montmartre camino del Mouling Rouge.

Ya era tarde noche y me senté en un banco de la plaza a la sombra, evitando los últimos rayos de sol de un tórrido día de estío mediterráneo. Ya lo dice cantando Joan Manel Serrat, “que le voy hacer si yo, nací en el Mediterráneo”

Las palomas pasaban dando vuelta tras vuelta alrededor de la plaza. Yo las miraba intentando reconocer alguna y poder contar las vueltas que daba y así poder decir, tal paloma ha recorrido en X tiempo, X metros, o a la mejor kilómetros. De esa manera se me entornaban los ojos y me desaparecía la vista.

Observando el paseo de las palomas, y los palomos, aparecieron ante mi una pareja de ellos. El, el palomo, con sobrero de copa y un lazo en el pecho. Chaqueta de frac y un clavel rojo en el ojal. Muy elegante o estiloso.

Le daba el ala izquierda a una preciosa paloma de cuello esbelto, tocada con una amplia pamela y un lazo que sujetaba un ramo pequeño de violetas. Caprichosa y coqueta la paloma.

Extrañado dije para mis adentros –¿violetas con este calor?- no le di más importancia al ver que la pareja de palomas venían hacia mi, y me dijeron,

-Le gustaría acompañarnos señor.

-Sería para mi un honor pero no voy adecuadamente vestido para la ocasión- les conteste.

-No se preocupe ya le proveeremos.

-Muchas gracias como les he dicho es para mí un honor y acepto su amable invitación.

La bella paloma me ofreció la ala izquierda y los tres cogidos del ala, nos fuimos con andares de palomas hacía una sala de baile.

El local, llamado La Paloma, estaba a rebosar de palomas y palomos danzando. Los palomos cortejaban a las hembras con su clásico gorgorito dando vueltas a su alrededor. Levantaban las alas y abrían la cola para demostrar el plumaje que encandilara a la dama.

A pesar de no hallarse ninguna fémina de mi especie no me encontré desplazado ya que todos y todas me acogieron con mucho cariño y exaltación.

Baile y bebí con los palomos y las palomas al son de la música hasta el amanecer.

08.2

Recupere la vista y se me entreabrieron los ojos y allí, a mis pies, estaban los palomos y las palomas, esperando que les pusiera en mis manos, para subirse, y en ellas comer, las besas que a diario les traigo.

Si un día la Plaça de Catalunya amanece sin las palomas, Barcelona ya no será Barcelona. Mi Barcelona, será otra cosa. Las palomas de la Plaça de Catalunya son Barcelona.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Una respuesta to “Las palomas de la Plaça Catalunya”

  1. Junior Says:

    Ay demasiadas palomas, ensucian la ciudad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: