El WhatsApp

by

 

La tecnología transforma, cada vez más y más de prisa, nuestro día a día. Hemos pasado de tener noticias de diferentes lugares a través de la llegada de viajeros, a leerlas en la prensa y, ya en nuestra época a conocerlas por medio de información, prensa, radio, TV, y el contacto con otras personas por el teléfono.

Las campana fueron el WhatsApp de la edad media

En aquel momento el teléfono era algo así como las redes sociales de hoy en día. Ahora, las noticias las tenemos las 24 horas por radio, televisión y redes sociales. De las tres, puede que la más rápida y más inmediata sean las redes sociales.

No es que este en contra de las redes sociales, ni mucho menos, me beneficio de las mismas. Al llegar mi jubilación del mundo laboral, con ellas he encontrado mi forma de pasar el tiempo, creando algo, que más bien o más mal, sale de mi pensamiento. Por lo tanto que, quede claro, considero un gran adelanto lo que son las telecomunicaciones para la humanidad.

Eso si, todo tiene su justa medida. Por el momento aún las personas somos humanas, no hemos sido sustituidas por la robótica, y aunque el corazón no sea nada más que una bomba que sirve para que la sangre alimente a todas las partes del cuerpo, todavía tenemos nuestro corazoncito. Si lo prefieren, nuestro cerebrocito. Somos sensibles.

Mi disgusto es cuando me entero por diferentes maneras, que al chico/a tal, le ha dejado su novia/o. Le ha enviado un WhatsApp diciéndole que ya no le quería. Que ha encontrado a otro, que es más guapo, más alto, más fuerte, más deportista y más todo. Y además tiene “pasta”.

Verán, un poco de tacto, por favor.

Al parecer se esta poniendo de moda el que las parejas rompan por las redes sociales. Que rompan me parece bien, es la libertad de cada uno, pero tengamos delicadeza.

Yo desde que han llegado las redes sociales, no salgo de casa, mi ordenador y a escribir, sin que me de el sol de la calle.

Imagínense que a mis setenta y pico de años, un día me voy de mi domicilio, y el de mi esposa, a jugar a la petanca, o las cartas, o al domino, o simplemente a dar un paseo. Y, mi compañera y esposa, me envía un WhatsApp diciéndome “No cal que vuelvas a casa, he cambiado la cerradura, mi abogado ya te enviará los papeles para el divorcio. También te hago saber que he cambiado la contraseña de la tarjeta del banco”

Y, rápido le pregunto ¿pero, por qué?

Contestación: he conocido a otro más joven y más cachas.

Mejor me quedo en casa y sigo escribiendo aunque sean tonterías. De delante el ordenador, no me moverán.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

3 comentarios to “El WhatsApp”

  1. Israel Says:

    Entonces ¿te has hecho fuerte en el ordenador como un quinceañero enfurruñado? ¿Te has encerrado en el cuarto y que te pasen los tranchetes por debajo de la puerta? ¡Eso no es vida compañero! ¡Abre la ventana por lo menos!😂😂

    Porque la vida, como bien anticipó John Lennon, es eso que pasa mientras nosotros estamos haciendo planes… o enviando whatsapps!

    Aguda reflexión, muy buena, me ha gustado. Pero ahora sal a que te de un poco el aire, compañero, que hace un día estupendo!!😂😂

  2. miboina Says:

    Gracias por tus consejos compañero…hoy mismo sin esperar a mañana lo hago….. que falta me hace….un abrazo

  3. Magnolia Stella Correa Martinez Says:

    Qué buena decisión. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: