Ferlandino y la información

by

 

Ferlandino, igual que tantos días laborables, almuerza en el trabajo. Ya saben, jornada seguida y una parada a mediodía para un pequeño descanso y reponer fuerzas.

El otro día a la hora del almuerzo se reunieron los del comité de empresa, del cual Ferlandino es uno de ellos. Lo acostumbran hacer cada dos semanas de una manera informal, para mientras almuerzan verse las caras, como suelen decir, y hablar de alguna próxima reunión que tengan pendiente, o simplemente de política a nivel de país, y como no, de fútbol.

El Pensador, de Rodin. Foto

En esa última reunión, Ferlandino menciono ante los compañeros de comité, lo difícil que resulta en la actualidad mantenerse informado política y laboralmente ya que, entre leer la prensa, escuchar información por radio, ver los telediarios, repasar comentarios en las redes políticas y acudir a las páginas Web de sindicatos, ayuntamiento, partido político, blocs de opinión, etc., se ocupa mucho tiempo. Se quejaba que prácticamente no queda tiempo para formarse uno su propia opinión y que esta sea lo más acertada posible a la realidad.

Al momento se armo el debate, cada uno le daba su consejo –aprovechando que los consejos son gratis- menospreciando el del otro y nadie se puso de acuerdo en la manera que ellos lo hacían para mantenerse informados y poder tener así su propia opinión del día a día.

Lo que dejo perplejo a Ferlandino, es ver como al final en lo único que estuvieron de acuerdo, pero todos a una, excepto claro él, fue que escuchar informativos de la radio, los telediarios de las diferentes cadenas televisivas, leer la prensa y estar al tanto de lo que se diga y se publique en cualquier medio de información es perder el tiempo. Ninguno podía dedicarse a esas labores ya que tenían familia a la que dedicarles su espacio.

Ferlandino, regreso al puesto de trabajo algo acomplejado por no dedicar más tiempo a la familia. Se sentía culpable, les estaba robando el tiempo a sus seres más queridos.

De todas maneras una cosa no entendía de sus compañeros. Si no se informaban, ni analizaban la información que recibían, para poder así cultivar la opinión, ¿como podrán defender los derechos de los trabajadores a los que representaban? que por cierto también son los suyos.

Sabía que los compañeros de comité tenían parte de razón, puesto que algunos medios son agencias publicitarias, propagandistas de algunos partidos políticos. Para eso también hay que estar informados para saber quien leer y escuchar, aunque tengan opinión diferente.

Una cosa es dar la opinión propia y otra ser el boceras de algo o alguien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: