Paquito el chocolatero

by

 

Cada año, desde hace ya unos cuantos, en la fecha del 12 de octubre, ahora día de España, antes fiesta de la Hispanidad. Lo cambiaron porque alguien se daría cuenta de que era una ofensa para una parte del mundo. Me conecto a la televisión de buena mañana. Cosa rara en mí, ya que el mando de la TV solo lo agarro para ver fútbol. Verán, las mentiras del fútbol las aguanto porque no me afectan, por muy cule que sea. Las de los políticos, si que me llegan.

América antes de la llegada de España -foto:Google

Durante 37 años de mi vida, las decisiones políticas, me perjudicaron enormemente. Con la llegada del socialismo me encontré a gusto. Con la de Aznar, la aguante y con la de Zapatero, ni fu, ni fa. La etapa de Rajoy, ha sido, según mi modesta opinión, una autentica merienda de negros, con disculpas a los ciudadanos de ese color. Ahora, Pedro Sánchez, veremos, por el momento se me abre el corazón a la esperanza.

Pues bien, como cada año me indigno, yo solo desde luego, al ver la fantochada de soldaditos desfilando, y cada año, me hago la misma pregunta, ¿para qué?

De que sacamos pecho, si Corea del Norte, nos lanza un par de misiles y nos borra del mapa. China, seguramente con medio misil le basta, EE UU, uno y nos acabamos.

¿Vamos a volver, con nuestras valientes unidades a reconquistar la Isla Perejil? Antes tendremos que necesitar el brazo de hierro del gran estadista José María Aznar.

Si no queremos que Europa y el mundo se nos rían en nuestra cara, de estas cosas, dejemos de hacerlas. Por favor crezcamos de una vez.

Con lo que ha costado el desfile, estoy seguro que comerían durante todo el año esas familias que ingresan solo 400 Euros al mes. De eso se nos ríen de gastar el dinero en una exhibición, que para nada sirve y encima tengamos ciudadanos que no pueden comer, o no pueden pagar la luz, o el gas por los precios abusivos, y todos contentos con la banderita.

Aunque a alguien no le guste, seguro que a mi Jefe de Estado no le hará gracia lo que digo, pero es que, no es mi rey, es mi jefe de Estado. La Patria, Señor, no son los ejércitos, ni los ríos, ni las montañas, ni siquiera los mares, mucho menos los políticos. La Patria Señor, son sus gentes, con su trabajo, su idiosincrasia y su lengua para entenderse. ¡Lo comprende!

Tengo, junto a mi esposa, tres hijas, dos yernos, dos nietos y una nieta, es mi familia.

Pues verá usted Señor Jefe de Estado, cada uno de ellos se invento un chascarrillo, para reírse, desde luego con risa sana, porque saben que hice la mili en la Unidad de Montaña, que en su día, la Brigada estaba en la guarnición del Gardel en Lleida, al ver la Unidad de Montaña bailando “Paquito el chocolatero

Cuatro, o cuatrocientos, o cuatro mil, si lo prefiere cuarenta mil, vociferantes se reunieron para gritar e insultar, eso si después piden que a ellos no se les insulten. Mientras tanto el resto de la población se lo pasaba bomba haciendo chascarrillos.

Pues ya ve, en que se ha convertido ser Patriota, cantar, “Paquito el chocolatero” y no digo otras canciones para que nadie se ofenda, que no es mi intención perder el respeto a nadie. Y pasear la cabra que también tiene guasa.

Si quiere creer que eso no es así, Señor, usted mismo.

América después de la llegada de España -foto:Google

Anuncios

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Una respuesta to “Paquito el chocolatero”

  1. Pippo Bunorrotri Says:

    interesante entrada historica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: